Las reglas de oro para dejar de sufrir inútilmente

ZOOMSALUD
Healthy Consulting
www.zoomsalud.com
“La Prevención Activa como Estrategia”

La inutilidad del sufrimiento

La realidad es que, sin darnos cuenta, repetimos conductas, rutinas, costumbres, hábitos…. Formas de actuar que, inexorablemente, nos hacen sentirnos mal, pero que se nos antojan imposibles de evitar.

Vamos a intentar ayudar, en la medida de lo posible, a ver la vida con más realismo, con más ánimo, con más ilusión, con el convencimiento de que podemos controlar nuestra propia vida y de que lo podemos hacer sin requerir ningún cambio milagroso a nuestro alrededor.

Para ello veremos que lo importante no es “lo que nos pasa”, lo crucial es lo que pensamos en cada momento. El pensamiento es previo a la emoción, y ese pensamiento es el que nos hace sentirnos bien o mal. Este hecho explica por qué las personas que han vivido o presenciado un mismo hecho experimentan emociones muy diferentes ante él: unas pueden sentirse desgraciadas, otras afortunadas, otras indiferentes…

¿Cómo actuar en situaciones límite?

Es lógico que algunas personas piensen que es imposible no sufrir ante determinados hechos: muerte de un ser querido, enfermedades graves, accidentes, “situaciones límite”, catástrofes naturales… Y, por supuesto, ¡tienen razón!, pero ¡no nos equivoquemos!; una cosa es el sentimiento absolutamente natural, espontáneo y humano que experimentamos ante situaciones dramáticas, y otra muy distinta es el pozo en el que caemos cuando parece que solo hay un camino: el de bloquearnos, sumergirnos y dar vueltas ininterrumpidamente a unos hechos que ya no tienen marcha atrás.

No buscamos el endurecimiento de las personas–¡todo lo contrario!–, pero la sensibilidad no consiste en sufrir y sufrir, sin posibilidad de superar el sufrimiento, o dejar de luchar ante los acontecimientos hostiles o difíciles, ni hundirse ante la adversidad o “tirar la toalla” en los momentos en que parece no haber esperanza.

La sensibilidad engrandece al ser humano, y acompaña a las personas auténticamente privilegiadas.

Reiteramos que lo importante en nuestra vida son los pensamientos, no los acontecimientos, pero¿cómo podemos controlar lo que pensamos?
Cómo conseguimos el control de nuestros pensamientos

Siendo conscientes de nuestros pensamientos automáticos y cambiándolos por otros más objetivos y realistas.

A nuestro cerebro le podemos enseñar y le podemos entrenar para que descubra los pensamientos racionales y los diferencie de los pensamientos automáticos y muchas veces irracionales.

Otro punto esencial será desarrollar de nuevo la capacidad para ilusionarnos.
Definamos nuestras ilusiones

¿Nos hemos preguntado qué les falta a las personas que se sienten infelices o agotadas, a las que nos dicen que ya no pueden más?¿Qué nos falta cuando nos sentimos impotentes y sin esperanzas?: NOS FALTAN ILUSIONES.

Principales errores a evitar

Sufrir inútilmente.
Darle vueltas a un hecho que ya ha pasado.
No aceptar lo inevitable.
Complicarnos la vida inútilmente.
Expresar todo lo que pensamos.
Creer que siempre estamos en posesión de la verdad.
Quien siempre cree estar en posesión de la verdad demuestra una ignorancia suprema, y una arrogancia intolerable.
Echar la culpa de lo que nos pasa a quienes nos rodean.
Querer arreglar las cosas efectuando cambios drásticos en nuestra vida.
Vivir las contrariedades y los imprevistos como tragedias.
Pensar que “lo nuestro” no tiene solución.
Dejarnos contagiar por el pesimismo reinante.
Agotarnos física y mentalmente. Pretender llegar a todos los sitios.
No ser conscientes de nuestros límites.

Reglas de oro

Creer en nosotros mismos.
Intentar “sentirnos bien” cada día.
Ser conscientes de que la felicidad está en nuestras manos.
Seguir confiando en nosotros en los momentos difíciles y convertir las crisis en nuevas oportunidades.
Coger distancia para ser objetivos y aprender a observar y actuar de forma racional.
Convertir cada día en un nuevo aprendizaje.
Ante la irritación, autocontrol.
No insistir en los errores de siempre.
Aprender a ser realistas. Conocer nuestras posibilidades y nuestras debilidades.
Premiarnos de vez en cuando, y siempre que nos encontremos en baja forma.
Aceptar que no somos dioses. (No podemos arreglarlo o controlarlo todo).
Utilizar el sentido común.
Fomentar el sentido del humor.
Asumir que estamos aquí para aprender a ser felices, no para sufrir.

MADRID/OPINIÓN/M.ª Jesús Álava Reyes
EFE SALUD

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *