¿Como introducir un hábito en tu vida?

ZOOMSALUD
Healthy Consulting
www.zoomsalud.com
“La Prevención Activa como Estrategia”

Prueba a hacerlo durante 30 días
Además de ser útil para introducir un nuevo habito en tu vida, probar a hacer cosas nuevas puede proporcionarte otra serie de beneficios, y experiencias de las que aprender.

Además de ser útil para introducir un nuevo habito en tu vida, probar a hacer cosas nuevas puede proporcionarte otra serie de beneficios, y experiencias de las que aprender.

En apenas tres minutos y medio Matt Cutts, directivo de Google y orador en TED, propone que nos planteemos pequeños desafíos como una manera de abrirnos a la posibilidad de introducir cambios en nuestra vida, para que salgamos de nuestra burbuja, y para que venzamos los prejuicios que limitan las experiencias que vivimos.

Ese tiempo se hace memorable.

Es muy poco probable que recuerdes nítidamente todas las cosas que te van ocurriendo en un día normal y corriente. Sin embargo, seguro que te acuerdas de decenas de anécdotas de viajes que hayas hecho con tus amigos.

Con esto ocurre algo muy similar. Cada reto al que te enfrentes, por pequeño y simple que parezca, es una aventura en sí misma, y las aventuras son memorables.

Crece la confianza en ti mismo.

Cada pequeño reto que superas te acercará un poco más a la meta que te hayas marcado. Poco a poco, irá creciendo tu sensación de seguridad, y después de cada paso que vayas dando sentirás la necesidad de incrementar un poco la dificultad del siguiente desafío al que te enfrentes.

30 días pasan volando.

Estarás de acuerdo conmigo en que, cuando hacemos algo que nos gusta y que nos apasiona, el tiempo pasa volando, y perdemos la noción del tiempo. Además, durante 30 días tienes tiempo de hacer muchas cosas y avanzar, más de lo que nadie se puede imaginar, en la dirección que desees.

Eso sí, probablemente tendrás que auto motivarte, e imponerte cierta disciplina para no abandonar al primer contratiempo. Abandono del que más delante te arrepentirías, eso seguro.

En el caso que seas capaz de mantenerte firme durante esos 30 días, podrás saborear la satisfacción que te producirá ser consciente de que has alcanzado tu objetivo.
En caso contrario, no te lamentes por tu falta de determinación más de lo necesario, aprende de ello y plantéate otro nuevo reto, o simplemente retoma de nuevo lo que estabas intentando, y date otros 30 días.

Cambios pequeños y sostenibles.

Si vas introduciendo cambios en tu vida de forma gradual, poco a poco, sin que llegues a percibirlos como una amenaza, es más probable que los integres en tu rutina, y lleguen a formar parte de tu estilo de vida.

Conforme vayas superando los distintos retos que te vayas planteando, irás viendo como el cuerpo te pide más.

Los 30 días pasarán, te guste o no.

El tiempo no se va a detener, y el mundo no va a permanecer inmutable, sin cambios. Al menos no durante mucho tiempo.

Valora todas las ventajas que te ofrece la posibilidad de plantearte como reto, durante esos 30 días, algo que siempre hayas querido hacer.
Ten presente que esos días van a pasar, te guste o no. Lo peor es que pueden pasar sin pena ni gloria, haciendo lo que haces todos los días, mientras sueñas con lo que querrías hacer.

Fuente: Prevención Integral.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *